Conociendo El Pital

13 junio 2011 at 7:41 pm 7 comentarios

Para mí definitivamente esta fue una aventura bastante dolorosa pero al final bastante gratificante. Espero que cuando hayas terminado de leer esto, estés con la espinita de querer experimentarlo por vos mismo.

Mi hermana hace uhhh, ya un buen rato, digamos que ya más de un año quería conocer el Pital y bueno nunca nos animábamos a ir por el dinero pues los toures para allá son un poco caros, además de puros pretextos que uno solito se pone o porque no habíamos considerado seriamente la opción de ir a la buena de Dios. Resulta que decidimos ir un día martes cualquiera y a la buena de Dios, aprovechando que ella estaba de vacaciones, ella hizo investigación en la web y encontró por allí varios lugares con información de cómo llegar al Pital en bus revisamos este lugar y algo nos orientó al menos para saber el bus que nos llevaría por esos rumbos : http://www.territorioscentroamericanos.org/turismorural/Paginas/Chalatenango.aspx

Hicimos el plan A que consistía en llegar a la terminal de oriente en bus y salir de allí en la ruta 119 a las 6:00 a.m., para llegar más o menos entre 8:30 a 9:00 a.m. a San Ignacio, porque no sabíamos cuanto tiempo era desde San Salvador hasta Chalatenango y así mejor llegábamos antes y no después de las 9:30 a.m., que es la hora en que sale la 509 que es el bus que va  hacia Las Pilas, que pasa por Rio Chiquito que es el desvío en el que hay que bajarse para ir al Pital. Pero al final decidimos un plan B que fue el que llevamos a cabo, que era ir en carro hasta San Ignacio y dejar el carro parqueado en algún lugar y luego seguir con parte del plan A de irse en el bus de las 9:30 hasta Rio Chiquito.

Salimos de casa a las 6:10 a.m., decidimos hacerlo a esa hora porque no sabíamos exactamente cuanto nos tardaríamos en llegar, recorrimos aproximadamente 86 kilómetros y llegamos a las 8:15 a San Ignacio, anduvimos viendo a donde podíamos dejar el carro parqueado, luego bajamos sobre la calle principal para llegar al punto donde sale el bus, pero como estaba muy temprano  nos fuimos a comer una pupusitas para tener energías suficientes para la caminada que nos esperaba, preguntamos si vendían comida allá arriba o sea el pital y nos dijeron que sí, por eso no compramos nada pues dijimos, allá arriba compramos mejor, sin imaginar la que nos esperaría una vez en el campamento.

Bueno el bus salió de San Ignacio a las 9:45 aproximadamente, el valor del pasaje es de $1.50 pero hasta la pilas, nosotros por ir hasta rio chiquito nos cobraron $1.15, esa subida fue bastante aburrida e incómoda pues los asientos eran muy reclinado hacia atrás y yo sentía que ya me desnucaba, como a las 10:30 aproximadamente llegamos al desvío donde nos bajamos y vimos los rótulos de dirección, cuando vi que el pital 5.5 K.m. me fue de espalda, pues según  los rótulos que habíamos visto de distancias estaba a solo 3 K:M del desvío, pero no 5.5 kilómetros, hay nooooo dije yo casi el doble de lo que me había programado caminar puuuu, pero bueno ya estábamos allí así a hacerle frente, ni modo, algún día voy a llegar, pero tengo que llegar dije para mis adentros.

El camino comenzó bien tranquilo, no muy inclinadas sus curvas, pero a medida avanzábamos el camino se iba poniendo más difícil claro que para mi, porque  Karina y Rubén no tuvieron ningún problema de caminar para arriba, ellos bien frescos, jajajajajaja lo malo de estar en mala condición física, se sufre ese tipo de caminatas. Puchica si ni habíamos llegado a la mitad y yo ya no aguantaba sentía que el corazón se me salía del pecho y las piernas, las piernas me dolían a morir jajajajajaja mejor me reía, pero al mismo tiempo me preocupaba porque me decía para mi misma, ya estuvo que no llegué y a Karina se le hacía que no llegaba porque no los alcanzaba, en todo el camino siempre me quedé atrás de ellos dos y lo peor es que no pasaba una sola alma por el camino, llegó un punto donde la calle se dividía en dos y justo que pasa un camión que venia del Pital y les preguntamos que cual calle era la correcta y cuanto faltaba para llegar, nos dijeron falta 1 kilómetros y yo con carita de al fin, al fin casi lo llegamos, siiiii, emocionada porque solo era 1 kilómetro…1 kilómetro, seguimos caminando curvas arriba y seguíamos caminando, caminando y caminando y nunca que se acababa ese bendito kilómetro, nos dijimos todos: “este es el kilómetro más largo que he caminado en mi vida”, yo creo que esos señores nos engañaron porque sinceramente caminamos demasiado para que haya sido un solo kilómetro, deben haber dicho: “si les decimos que falta mucho a saber si van a llegar hasta allá, mejor digámosles que ya casi legan para que se animen” jajajajaja, nos pusimos a hacer muchas suposiciones al respecto, pero bueno ya estábamos apunto de lograrlo, así que hagámosle huevos dijimos y al fin que llegamos ya eran casi las 12 del medio día nos tardamos aproximadamente 1:30 horas en subir, claro a mi paso, sino Karina y Rubén hubieran llegado muchísimo antes, yo felíz porque lo había logrado, en hora buena, ya no aguantaba mi cuerpo andaba amolada, molida, adolorida, hecha leña y todas las lamentaciones que se puedan imaginar si son tan llorones como lo soy yo jajajajaja. si no me creen solo véanme que lástima di  jajajajaja

El campamento es chivísimo, la grama es bien verde bueno mejor ver que leer

Y estaba bastante heladito y neblinado, bien galán estuvimos allí, nos relajamos un rato, ya con hambre y cansados buscamos que comer y sorpresa, las ventas de comida solo trabajan los fines de semana y el chero encargado de cobrar la entrada que por cierto nos costó $2.00 por persona, no tenía nada a la venta más que una salva cola de 2 litros, que tal eso? Jajajajajaja caos total, suerte que llevábamos galletas, dulces, chocolate, pan dulce un par de pupusa y un pan con requesón, bueno con eso almorzamos y repusimos fuerzas al menos los dulces para eso nos sirvieron.

Quisimos ir a ver al meteorito pero como no sabíamos que tan lejos estaba, nos quedamos a mitad del camino, eso lo dedujimos después que revisamos alguna info, ya en casa jajajaja demasiado tarde pero bueno, la cuestión es que no ya ni caminar podíamos y necesitábamos descansar para poder regresar.

Como a eso de la 1:30 p.m. decidimos comenzar a bajar porque no sabíamos si nos íbamos a tardar en llegar a la parada a tiempo para tomar el bus que pasaba a las 2:45 p.m, yo sinceramente no aguantaba mis deditos, los sentía tan apretujados y adoloridos que me costo bajar por lo frenado del camino, moraleja, lleven unos zapatos súper cómodos con los que puedan caminar por una eternidad y unos buenos calcetines que no les soyen en ninguna parte del pie.

En el campamento hay una cabañas que alquilan, por si les interesa les dejo esta foto.

y si tienen su propia tienda de campaña, pues la pueden llevar también.

Por suerte el camino se sintió más corto a la bajada y nos dio cierto tiempo de tomar más fotos al paisaje y la flora a la orilla del camino.

llegamos a la parada a eso de las 2:30 p.m. o antes, no recuerdo bien, pero si nos tocó esperar al bus por más de media hora. Lo demás es historia, estuvo de lujo, creo que al menos enduré un poquito las piernas jajaja.

 

Anuncios

Entry filed under: conociendoelsalvador, turismo, viaje.

La Cortesía Perdida … Trilogía Millennium

7 comentarios Add your own

  • 1. Mario Francia  |  13 junio 2011 en 7:58 pm

    Que bonita crónica, gracias pr compartirla, asi se q no puedo llegar cn mi pésima condición física jajaja pagaré para q me suban 🙂

    Responder
    • 2. silviaelsalvador  |  13 junio 2011 en 8:47 pm

      jajajajaja, bueno sería de probar, con intentarlo no perderías nada, fijate que sería un buen reto ese, animate no importa el tiempo que te tome.

      Responder
  • 3. claudiadelcid  |  14 junio 2011 en 1:48 am

    Pobrecita!!! Te mereces un masaje pero que lindo lugar. Yo sólo había escuchado sobre él. Averiguaré y me lanzo pa’ alla!
    Sorry pero me causó mucha gracia la foto done estás apoyada en el paredón!
    Y como es eso que cayó un meteorito? Suena muy interesante.
    Un abrazo chica !

    Responder
    • 4. silviaelsalvador  |  14 junio 2011 en 7:13 am

      jajajajaja gracias porque comprendes lo que sufrí pobrecita yo jejejeje, pero te digo valió muchísimo la pena, si esa foto no podía faltar para que vean que fue cierto jajajaja, saludos, cuando vengas armamos con toda la mara una excursion por allá y nos vamos de camping.

      Responder
  • 5. Wilito H. Aleman  |  27 julio 2011 en 6:54 am

    Me encanto tu experiencia , la cuentas muy detalladamente aunque me hubiera gustado ver mas fotos te quedo bien , y grasias por compartirla . Si algun dia me aventuro a conocer El pital , me voy a quedar en unos de los hostales que hay por ahi . Que lindo es mi lindo Chalatenango

    Responder
  • 6. ANdrea Osorio  |  4 agosto 2012 en 10:36 am

    Donde dejaron el carro en SAn Ignacio y cuanto les costo???

    Responder
    • 7. silviaelsalvador  |  7 agosto 2012 en 9:20 am

      Pues lo dejamos por una callecita aledaña por una tienda y preguntamos si lo podíamos dejar allí y nos dijeron que si, no nos costo nada

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Twitiemos

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8 seguidores

Mi Calendario

junio 2011
L M X J V S D
« Mar   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: